Antecedentes

Las emisiones de polvo global en la Tierra están en el intervalo de los 300-1600 Tg/y. El Norte de África es la fuente más importante, representando el 60-70% de estas emisiones de polvo (Ginoux et al., 2004). El polvo del desierto emitido y transportado a regiones alejadas tiene influencia sobre el clima, la biogeoquímica y la calidad del aire de nuestro planeta. Por ejemplo, el polvo influye en (véase Rodríguez et al., 2012 para más detalles):

  1. distribución de energía en la Tierra.
  2. formación y evolución de nubes.
  3. producción primaria de biomasa del océano y, en consecuencia, de la absorción del CO2 atmosférico.
  4. calidad del aire en las ciudades. Se ha observado un incremento de la mortalidad y las enfermedades respiratorias y cardiovasculares durante eventos de transporte a larga distancia. Además, las partículas de polvo pueden actuar como un substrato para el transporte a larga distancia de microorganismos que pueden actuar como patógenos.

La intensidad de la influencia del polvo en nuestro medio depende de (Figura 1):

  1. características del polvo (composición, mineralogía y forma)
  2. mezcla del polvo con contaminantes (por ejemplo, sulfatos, nitratos y amonio)
  3. procesado del polvo, que produce la deposición de las partículas más gruesas de polvo y una homogeneización del polvo con los contaminantes.
Figura 1. Esquema que muestra cómo las propiedades microfísicas y químicas de las partículas de polvo de los aerosoles (habitualmente medidas con técnicas in situ) participan en los procesos que afectan al clima. Fuente: Rodríguez et al. (2012).

Figura 1. Esquema que muestra cómo las propiedades microfísicas y químicas de las partículas de polvo de los aerosoles (habitualmente medidas con técnicas in situ) participan en los procesos que afectan al clima. Fuente: Rodríguez et al. (2012).

Estudios previos han demostrado que la composición del polvo exportado de la región del Sahara, así como su mezcla con contaminantes, presentan un variedad significativa, que depende de la región fuente del polvo y la historia de la masa de aire (Figura 2).

Figura 2. A) Capa de aire sahariano en verano. El círculo rojo indica la posición del observatorio GAW de Izaña. C-F) Zonas fuente de sulfato de amonio, sulfatos no amónicos, nitratos y fósforo. Fuente: Rodríguez et al. (2011).

Figura 2. A) Capa de aire sahariano en verano. El círculo rojo indica la posición del observatorio GAW de Izaña. C-F) Zonas fuente de sulfato de amonio, sulfatos no amónicos, nitratos y fósforo. Fuente: Rodríguez et al. (2011).

 

Referencias

  • Ginoux, P., Prospero, J.M., Torres, O., Chin, M., 2004. Long-term simulation of global dust distribution with the GOCART model: Correlation with North Atlantic Oscillation. Environmental Modelling Software 19, 113–128.
  • Rodríguez, S., Alastuey, A., Alonso-Pérez, S., Querol, X., Cuevas, E., Abreu-Afonso, J., Viana, M., Pandolfi, M., de la Rosa, J., 2011. Transport of desert dust mixed with North African industrial pollutants in the subtropical Saharan Air Layer. Atmospheric Chemistry and Physics 11, 6663–6685.
  • Rodríguez, S., Alastuey, A., Querol, X., 2012. A review of methods for long term in situ characterization of aerosol dust. Aeolian Research 6, 55–74.